FACIAL

Factores como las exposición solar, los agentes externos y el paso del tiempo van dejando rastro en nuestra piel: aparición de manchas, áreas enrojecidas, arrugas y atrofia cutánea que afectan a los tejidos del rostro, cuello, escote y manos. Todas estas lesiones e irregularidades de la piel se pueden tratar y corregir con el FOTOREJUVENECIMIENTO.

En nuestro centro empleamos tecnología de última generación como la Luz Pulsada (IPL) combinada con Radiofrecuencia Bipolar. La Luz Pulsada logra mejorar cambios pigmentarios, las arrugas y la textura de la piel al producir estímulos que incrementan la formación de colágeno y elastina. La Radiofrecuencia Bipolar, produce una contracción del colágeno al calentar estructuras de la piel, causando un aumento de la tensión cutánea, unificando el tono y mejorando la textura y calidad de la piel.

Con este sistema se reducen en profundidad las arrugas, el acné y las manchas. ¿El resultado? Un aspecto más joven y descansado con una mayor luminosidad, uniformidad y turgencia de la piel, pudiendo percibirse estos resultados desde la primera sesión.